Que se mire algo, no quiere decir necesariamente que ese algo "se vea", en demasiadas ocasiones "los árboles no dejan ver el bosque", o al revés, no estoy seguro de la forma correcta del refrán. En demasiadas ocasiones nos encontramos condicionados por "lo que queremos ver" y, por tanto, no percibimos toda la escena en su conjunto, hay muchos experimentos científicos al respecto. Este, por ejemplo:
Las llamadas Okuden no son otra cosa que percepciones como la del test: nuestra mente está concentrada en un aspecto concreto y no presta atención a todo lo demás que ocurre.

Pero no todo es culpa de la mente occidental. Ocurre que la mente oriental en general y japonesa en particular, está estructurada de un modo diferente con varias razones científicas, la más estudiada y conocida su escritura en kanji (ideogramas), hacen que perciban con más claridad aspectos abstractos que concretos, dado que son educados en la interpretación de ideas a través de su lenguaje escrito. Un ejemplo: la palabra Bu, tan usada y conocida, se escribe con 7 kanji diferentes y con significado distinto, por supuesto. Do (en realidad Dou) otros 7. Por tanto, un japonés, necesita el concepto abstracto, la idea, representada en el Kanji para poder entender de qué se está hablando.

Cosas que para un occidental son totalmente exóticas y casi incompresibles, como el Ikebana o el Bonsai, son materias cotidianas en Japón. En las ciudades los árboles normales, decorativos, son podados y pinzados al "estilo bonsai"; no es nada raro ni difícil encontrar un arreglo floral en cualquier rincón de la ciudad; sentanse en Seiza es una costumbre ancestral, no existen las sillas en el Japón tradicional y sentarse con las piernas cruzadas hace que se abran los kimonos... y así en todo.
Lo que quiero decir con esto, es que forma parte de su "cotidianeidad", cualquier japonés, aún sin ser ningún experto ni conocer las reglas básicas, puede construir un ikebana o hacer un bonsai, puesto que los "modelos" están por todas partes.

Lo mismo ocurre con las artes marciales, mientras nuestros niños y adolescentes, en las escuelas e institutos, juegan al futbol, al baloncesto, etc., los japoneses practican Judo o Kendo, también Karate-Do. Muchos abandonan al llegar a la juventud, otros continuan... pero no son considerados más o menos que nadie por muy Gran Maestro que se sea, salvo en los círculos dedicados a estas actividades.

Por tanto, no es nada de extrañar que, a la hora de difundir o explicar sus artes marciales, su cultura o una de sus manifestaciones culturales, pasen por alto determinados conceptos que, a pesar de ser importantísimos, son tan "cotidianos y normales" que "no merece la pena explicarlos", porque se da por sentado que "eso" ya está asumido.

Por otra parte, según su mentalidad (ya comenté algo anteriormente), es el alumno quien tiene que aprender, el Maestro solo guía, dirige la enseñanza, pero hay algo que no se puede enseñar: Aprender a pensar. Y, en Budo, eso es "el quid de la cuestión" o "la madre del cordero" por utilizar una expresión popular.

El movimiento

Hay muchas formas de caminar, de moverse, en la cultura japonesa. Su normas de etiqueta y protocolo son muy estrictas (excesivamente) por lo que la simple manera de comportarse, moverse y caminar depende de diferentes variables: el lugar, el entorno, las personas que comparten la habitación, el estatus social, etc... En un Dojo, en un suelo tapizado de tatami (esterillas de paja de arroz) y ceremonialmente:
Sin embargo, como digo, difiere según la situación y en lo referente al Budo/Bugei, depende de la especialidad y escuela, no se mueven lo mismo un Kendoka que un Judoka, por ejemplo.

A pesar de ello, hay siempre un gran debate: ¿Cómo girar?
Los giros son imprescindibles en el Budo/Bugei ya que se necesita controlar los 360º del entorno, además de técnicas y tácticas de giro.
El debate pone (una vez más) de manifiesto las Técnicas Okuden, éstas se explican, o mejor dicho se ven perfectamente en otras manifestaciones culturales, ya que, hablando de refinamiento, de técnicas sutilies y teniendo en cuenta que la estabilidad y seguridad son los principios fundamentales de cualquier arte marcial, nada mejor que ver como se ejecutan los movimientos de danza:

Supongo que muchos karateka habrán advertido el primer movimiento: Es exactamente igual que el comienzo del Kata Unshu.

Pero me interesa, en este momento, otro detalle: el giro: Normalmente se enseña (y se discute) si primero hay que mover los pies y si el giro se hace sobre el talón o sobre la puntera del pie. Ambas formas tienen sus pros y sus contras desde el punto de vista biomecánico y de ejecución técnica y dejo para los expertos en biomecánica y ciencias deportivas el análisis práctico de la técnica.
Lo interesante es ver como estas bailarinas de Kyoto, ejecutando un tipo de danza de muy alto nivel de refinamiento llamada Kyomai, apenas mueven pies y cuerpo, manteniendo durante todo el movimiento una perfecta verticalidad.

Si este modo de girar y moverse se aplicase al Budo, el movimiento sería perfecto: estable y sin perder un ápice de fuerza. Y sin embargo está bien a la vista: el giro se hace con la cadera, lo que hace girar todo el eje vertical y las piernas solo sirven de soporte:
Se puede argumentar que esto no es más que una danza y es conocida la frase (machista donde las haya) que un Budoka no es una bailarina, El cuerpo humano y las Leyes Físicas no entienden esos matices y la estabilidad y, con ella, la potencia, es la misma sea un baile o sea el arte marcial más duro.

También se puede argumentar que esta forma es anticuada, obsoleta..., puede ser.
Existe una variante moderna llamada Butoh que se dice inspirada en movimientos de artes marciales mezclados con la danza y el teatro tradicional japonés:
Opiniones estéticas y gustos aparte, lo que nos interesa es descubrir el Okuden, la "técnica escondida" de como mover el cuerpo y, concretamente como hacerlo girar sin perder estabilidad ni (en el caso del Budo) potencia.
Aquí vuelve a ponerse de manifiesto como el giro no se hace con los pies, sino con la cadera:
La idea básica, fundamental de toda especialidad del Budo es, sencillamente, lograr un control total y absoluto del propio cuerpo y, por tanto, del adversario ya que la Leyes Fisicas que gobiernan el movimiento y la estabilidad son exactamente las mismas.

Personalmente no soy partidario del Aikido o, más exactamente, de la práctica del Aikido destinado a exhibiciones ya que la connivencia de Uke (el que "recibe" la técnica) hace que sea muy espectacular, pero falsa, habitualmente "se tiran" en lugar de "ser proyectados" lo que va en detrimento del buen hacer del ejecutante a pesar de ganar en espectáculo visual y estético.

Sin embargo hay que reconocer que si hay un arte marcial que utiliza el movimiento y el giro es, precisamente el Aikido ya que se basa, precisamente, en utilizar la velocidad, fuerza e inercia del atacante, por ello, detengámonos un momento en su fundador, Morihei Ueshiba en un vídeo de su juventud (1935) cuando ni siquiera recibía el nombre de Aikido sino Aiki-Budo, sus movimientos probablemente proceden del Daito-Ryu Jujutsu, estilo que llegó a dominar antes de "eliminar las técnicas que no son Aiki", por tanto se puede decir que es un Aikido "primitivo":
Como siempre, este video y su ejecutante, tendrán sus admiradores y detractores. Repito, yo no estoy interesado en el Aikido y, por tanto, no entro en debates sobre si sí o si no, si exageran o son  reales, si son eficaces o no. Solo me interesan los movimientos de alguien que, por aquella época era un reputado Maestro de Aiki-Budo o Daito-Ryu y Hakko-Ryu Jujutsu para descubrir, o más bien, redescubrir o difundir (como se prefiera) el Okuden.

Puede verse perfectamente como su modo de caminar coincide casi a la perfección (son diferentes las formas masculinas y femeninas de protocolo, etiqueta y, por tanto, de forma de caminar) con la manera de moverse del principio, es decir, el modo de caminar sobre un tatami (una habitación recubierta de tatami). Sus pies apenas se despegan del suelo.

E, igualmente, puede verse como el movimiento de giro es, en realidad, de cadera, del eje vertical del cuerpo y no con los pies, sino que éstos se mueven de forma natural impulsados por la energía cinética de la cadera (o Hara para quienes prefieran el lenguaje "tradicional")

Muchas veces, incluso yo mismo en mis prácticas, se peca de usar la fuerza de los brazos, utilizar los pies para ejecutar el movimiento. Y aunque esta última afirmación (utilizar los pies) es válida desde el punto de vista de las leyes Físicas para iniciar el movimiento, la fuerza cinética, o energía cinética, es realizada por la cadera, los pies deben proporcionar una base sólida y estable para poder transformar esa energía en fuerza centrífuga, la base de cualquier técnica de artes marciales, sea cual sea la especialidad.

Cuando se utilizan únicamente los brazos o las piernas, la fuerza depende exclusivamente de los músculos dorsales para la potencia de la técnica, sin embargo utilizando la cadera la fuerza se multiplica por efecto de la energía cinética. Este es el Okuden...

 


Comments




Leave a Reply

    Autor

    El Cuervo o Cayetano Sanchez, practicante de Artes Marciales e investigador en japonología, experto en diferentes aspectos de la cultura japonesa y manifestaciones artísticas


    El libro que recoge los principales conceptos del Budo con la interpretación occidental y analítica de El Cuervo.
    Disponible en versión digital e impresa:

    Edición Digital en: Amazon, Google Play, Google Libros y Scribd.
    Edición Impresa en: Amazon, Create Space, Google Libros y Google Play.

    The concepts and sentences related with the martial artes, since the western and analytic look of El Cuervo.
    Avaible in digital and printed edition:

    Digital Edition, English version in: Amazon, Google Play, Google Books, y Scribd.
    Printed Edition, English version in: Amazon, Create Space, Google Play y Google Books.

    Archivos

    Noviembre 2013
    Octubre 2013